Jacobo Botero El amor por los caballos

Publicado por Saga Botero / 21 Marzo, 2018 / Crecimiento personal / 0 Comentarios

Jacobo Botero Nieto nació en Armenia el 25 de junio de 1995, en el hogar de Jacobo Botero Ocampo, su madre María Teresa Nieto y su hermana Sofía Botero N, Armenia es una ciudad localizada en el departamento del Quindío, en Colombia. En esta tierra desarrollo una gran vocación por los animales y el campo, lo que lo llevo a tener grandes experiencias que están arraigadas en su esencia. Desde bebé, su abuelo paterno, Jacobo, lo montaba a caballo con apenas unos cuantos meses. Jacobo creció en un ambiente lleno de naturaleza, lo que creó en él una pasión por el campo.
A los ocho años, asiste a una corrida de toros en su ciudad natal; Dentro de este cartel estaba el maestro Cesar Rincón . Desde el primer momento Jacobo le pide al Maestro una oreja, a lo cual el maestro Rincón le concede, éste detalle lo motiva fuertemente a pertenecer a este mundo de u otra manera. Desde este día Jacobo empezó a soñar. Su sueño era algún día poder ser torero.
En febrero de 2004, Jacobo se fue a vivir a la ciudad de Cali, en el Valle del Cauca. En esta ciudad la afición taurina es más fuerte, lo que permitió acercarse a ese mundo que anhelaba. Se integró a la peña infantil-juvenil los Erales. Jacobo se sumergió tanto que pudo conocer grandes figuras del toreo, reconocidas ganaderas, aficionados de tradición y subalternos, que se volvieron sus amigos.
Desde Cali se acercó a la buena sombra de Don Luis Miguel Londoño Santamaría, un rejoneador antioqueño que para la época estaba radicado en el Valle del Cauca. Luis Miguel tenía una finca en el municipio de Obando con el nombre de Marruecos. En esta finca, Jacobo vio un poco del mundo del cual él quería vivir. Caballos, tentadero, vacas, toros, etc., y todo esto hizo que el sueño de Jacobo fuera un poco más allá, que para su familia era algo imposible, un sueño inalcanzable.
En la temporada taurina de 2005 en la ciudad de Cali, Jacobo vio al Maestro Diego Ventura torear con gran majestuosidad en Cañaveralejo. La faena de este rejoneador esa tarde, llevo aún más lejos el sueño de este niño. Jacobo, apasionado por conocer más a fondo este mundo, se informa cada vez por mas fuertes lo que lo llena de amor por la tauromaquia, especialmente por el rejoneo.
Por su amistad con el Ganadero Antonio José Gonzalez Rincón, pudo tener en sus manos a Teruel, un caballo cruzado que había servido a la rejoneadora colombiana Pilar Silva. Teruel fue el gran amigo de Jacobo que le permitió iniciar la “confianza” para creer en sus sueños. Jacobo a su corta edad, sabía que la estrategia era confiar en el resultado para alcanzar los sueños y no en el cómo llegar.
El 3 de Octubre de 2006 falleció su abuelo Jacobo Botero Jaramillo, quien hasta ese momento había sido su gran apoyo y le transmitía una fe ciega en que luchara por los sueños que parecían hasta ese momento, una ilusión imposible de cumplir.
A finales de octubre del 2006 , apareció en su vida Don Jose Joaquín Quintero (ganadero y caballista) quien aportó desde el comienzo las directrices del camino que Jacobo iba a recorrer, pues su experiencia y conocimientos de como inicia y se desenvuelve la vida de un torero, anticiparon sucesos que ya venían asomándose en la vida del pequeño Jacobo.
En Noviembre 5 de 2006, el gran amigo Olmedo Gallo invito a Jacobo para “abrir” plaza en un festival de la Policia Nacional, en la Plaza de Toros el Bosque de Armenia, permitiéndole por vez primera sentirse en un ruedo, montado en un caballo y en presencia de un numeroso público. Esta fue una gran experiencia que lo motivo profundamente porque con sus 11 años sintió algo similar a lo que había experimentado en sus ingenuos sueños.
Durante su niñez conoce muchos amigos que lo apoyan en su afición de toros y caballos como Andrés Jaramillo, Isabel Doronsoro, Alejandro Zacur, Gustavo Canal, y muchos más…
Días después, Jacobo asiste en Cali al alistamiento de los caballos del rejoneador portugues Rui Fernandes, aún sin conocer a la figura lusa, y este hecho le permitió aprender todos los detalles de los famosos caballeros lusitanos, pues hasta ese momento solo habia tenido contacto con la usanza española o campera. Ese día, por coincidencias de la vida, conoce a Marco Paiva, quien era el mozo de espadas del torero luso y este lo invita en la noche a pasar por el hotel para ser presentado con el torero y poder tomarse las fotos de rigor. Rui Fernandes triunfa esa tarde del 26 de diciembre de 2006 y sale a hombros de Cañaveralejo. En la noche cuando Jacobo es presentado con Rui Fernandes, siendo el triunfador de la tarde, lo que hizo mas especial ese primer encuentro. Desde ese dia Jacobo fijo sus ojos en Rui Fernandes y en Portugal, pues eran más las ganas de ser, que las posibilidades que tenía para ese momento. Rui Fernandes toreó el día 30 de dicembre de 2006 y continua su temporada en Manizales el día 8 de enero de 2007, Jacobo no se despegó del jinete ni de sus caballos luistanos.
Nuevamente Jacobo fue invitado a la despedida y confirmacion de la alternativa de Rui Fernandes el dia 2 de febrero de 2007, en una corrida en la Plaza de Santa Maria en Bogotá, alternando con Diego Ventura y Juan Rafael Restrepo. En su primer toro Rui Fernandes, sufre un grave percance con el caballo Quebeq, lo que permite a Jacobo acompañarlos en esta difícil situación, el último día, luego de estar en la gira por Suramérica desde el mes de octubre de 2006. Esa noche Jacobo y su familia acompañaron al torero, su cuadrilla y el caballo herido, hasta la 1 am en el patio de cuadrillas de la Plaza Santa Maria, donde Rui Fernandes, al ver las ganas y la insistencia de Jacobo de querer estar junto a su caballo, lo invitó a visitar su casa en Portugal en el próximo verano.
Jacobo estudió intensamente para conseguir el permiso de viajar a Portugal en verano. Programó una gira para España y Portugal, con la oportunidad de visitar a Rui Fernades en su casa en Lisboa. Dos días antes de su soñado viaje a la peninsula Ibérica, el 12 de junio de 2007, Jacobo tuvo que ser intervenido con urgencia de una apendicitis que le hizo aplazar su sueño. Para mediados de julio, pudieron iniciar su viaje, Jacobo y su abuela materna Marina Betancourt, llegando primero a Madrid, donde Jacobo pudo materializar sus lecturas y videos que no lo dejaban dormir. Conoció la Plaza de Toros Las Ventas y percibió el ambiente entre los muros de esa hermosa construcción, donde tantos heroes suyos habían pasado a la gloria.
De Madrid continuaron su viaje a Lisboa, y de allí a la que se convertiría en su hogar hasta hoy, la Quinta de Rui Fernandes, un mágico sitio donde para fortuna de Jacobo, solo se vive para los caballos y los toros. Con apenas 12 años recien cumplidos fijo su corazón en aquel sitio y se preparó para hacer todo lo posible, con la ayuda siempre del Dios, para que ese lugar lo acogiera por muchos años.
Jacobo incialmente estuvo por tres meses en su estadía, acompañando al equipo que viajaba con los caballos, pudo recorrer las plazas donde su mentor toreaba, conocer la vida de las autopistas, de los pueblos taurinos de España, Francia y Portugal, escuchar las conversaciones y conocer las costumbres de recios hombres del mundo taurino. Tambien fué aprendiendo todas las labores que hacen íntegro un jinete , tanto en el ruedo como fuera de él. Jacobo descubrió que si se soltaba de apegos y ataduras propias de la niñez, iba a encontrar un gran mundo que lo quería recibir.
Durante corto tiempo regresó a Colombia y gracias a la Familia Ballén en el Paque Nacional de la cultura Agropecuaria PANACA, Jacobo pudo vivir una experiencia que lo enriqueció con el manejo del público, siendo encargado de hacer presentaciones diarias de Rejoneo para el público asistente al Parque.
Nuevamente en Portugal, su casa, Jacobo fue aprendiendo los términos taurinos, los refranes, las platos típcos de las diferentes regiones, el idioma (portugués), las estaciones , los colores de una Europa que solo la había soñado. Luchando por su sueño con trabajo duro, esfozandose cada día más, aprendiendo, su primera presentación en público la tuvo el 2 de Julio de 2011, de ahí en adelante tuvo muy buenas temporadas en los años 2011, 2012, 2013, 2014 y llegó el día esperado, tomó la alternativa el día 5 de junio de 2014 en la capital del toreo a caballo, Plaza CAMPO PEQUEÑO en Lisboa, como padrino su Maestro Rui Fernandes y como testigo Diego Ventura.
Jacobo ha toreado en Canadá, las islas Azores, España, Estados Unidos (California), y todas las plazas importantes en Portugal.

Comentarios

Ningún comentario

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico es nunca se publica ni comparte. Los campos requeridos están marcados con *

Translate »