Santiago Botero el campeón de la contrareloj

Publicado por Saga Botero / 16 Abril, 2018 / , , , , , , / 0 Comentarios

El 1971 fue un año inolvidable para los amantes del deporte de las bielas. En ese año Cochise estaba ganaba en Barese el campeonato del mundo en 4000 metros. Mientras el país se regocijaba con esta noticia Alberto Botero y Yolanda Echeverri con un poco más de 6 meses de casados celebraban la noticia de su embarazo. Quien iba a creer que el ser que en esos momentos luchaba por juntar células llegaría a brindarle al país la misma alegría que Cochise logró, pero 30 años después.

Su llegada llenó de felicidad a toda su familia porque Santiago Botero era el primer nieto en las dos familias y el primer hijo. Sus inmensos ojos azules y su pelo de cabuya fascinaban. A los 20 días de nacido una gripa casi lo mata. Se le volvió bronquitis y más adelante le desencadenó una miocarditis que obligó a colocarle altas dosis de antibiótico y conectarlo a una pipeta de oxígeno. De esta afección le quedó una propensión a la bronquitis y tos alérgica.

Era de temperamento acelerado y comelón. Cuando pudo caminar lo montaron en un caminador que al poco tiempo volaba con él adentro. Cuando creció más era peleador con los otros niños y perseguía animales.

Desde que tuvo el primer triciclo se le vio el gusto por la velocidad. Al poco tiempo le compraron su primera bicicleta, con rueditas y contrapedal, la que le dieron en un diciembre de traído del niño cuando tenía siete años. Al segundo día decidieron probar sin las ruedas auxiliares y cual fue la sorpresa cuando el pequeño Santiago salió como si nada fuera.

La próxima se la dieron cuando cumplió los 11 y era una de bicicros. Era una mongoose con la que se propuso subir una cuesta empedrada cueste lo que cueste y no importaba que disparara piedras a lado y lado. Mientras sus primitos miraban atónitos.

El pelo rubio que enloquecía a todos a él le generaba un gran desasosiego. Le chocaba ser tan vistoso y con frecuencia se cortaba el copete desesperado. A su mamá la amenazó que cuando creciera se iba a pintar el pelo de negro.

Hoy por hoy lleva seis años y su contrato dura hasta diciembre del 2003. A pesar de ser este un año lleno de glorias para el grupo Kelme, lo cierto es que las cosas no andan tan bien. El equipo pasa por una mala racha económica que también ha golpeado al corredor de Colombia a quien le deben algunos salarios. Hay algunos otros equipos que le han hecho propuestas seductoras pero él no se ha podido mover de allí debido al monto de la cláusula de recesión. El Tema económico no es el único factor desmotivador que Santiago tiene en Kelme. El director técnico ha decidido privilegiar a Oscar Sevilla por encima de otros corredores de mejor mérito que este y eso ha dividido los ánimos del grupo.

Santiago es un profesional bien dotado, reforzado por una exigente autodisciplina, dedicación y afán de superación. Un escorpión, muy organizado, gran planeador y un poco mal genio. Es tímido y cauteloso para hablar. Le aterran los conflictos y la polémica. No es triunfalista

Comentarios

Ningún comentario

Dejar una respuesta

Tu correo electrónico es nunca se publica ni comparte. Los campos requeridos están marcados con *

Translate »